Conectarse

Recuperar mi contraseña


Mas !
Admin Fundador
Garret Giordano

PerfilMP
Admin
Dennis JonBenét

PerfilMP

Invierno
Últimos temas
» Links caídos.
Miér Nov 16, 2016 2:25 pm por Leonor Regnault

» Registro de Avatares - OBLIGATORIO
Miér Nov 16, 2016 2:11 pm por Leonor Regnault

» Water Into Wine {Priv: Dennis JonBenét}
Jue Mayo 26, 2016 3:53 pm por Dennis JonBenét

» New Beginning
Jue Abr 21, 2016 2:04 pm por Garret Giordano

» Reconsiderando...
Vie Abr 15, 2016 12:53 pm por Sammael

» Leviathan (Liv Yatan)
Miér Abr 13, 2016 10:34 am por Leviathan

» World of Shadows (normal)
Vie Abr 08, 2016 10:24 am por Invitado

» William Colingwood
Vie Abr 08, 2016 5:43 am por Damned Souls

» POST PARA PEDIR POST
Jue Abr 07, 2016 12:51 pm por Genoveva

Quedan reservados los derechos sobre todas
las obras y diseños gráficos del foro.
Quedando prohibido el uso de ella
comercial o no comercial.

Siendo la trama y los gráficos propiedad del
Staff y los usuarios.

Licencia
Creative Commons ©DamnedSouls
por ©Nerissa Leone, ©Fatallyoursjack & ©Lady_Freak
Se encuentra bajo una Licencia


Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Basada en una obra en
©Damned Souls.


Kanade's diary

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Kanade's diary

Mensaje por Kanade Yuji el Mar Jul 02, 2013 5:24 pm

{†} My Dark Diary {†}


 
Finalmente me decidí a escribir un diario de vida, o más bien, mi historia en sí. Varias veces Yuuki me lo había sugerido, decía que era una buena forma para desahogarme y dejar salir todo lo que llevo dentro, pero no me había animado realmente a hacerlo hasta ahora, ya que o no tenía el tiempo, o las ganas, o la motivación, o siquiera el valor suficiente para relatar todo lo que he vivido. Supongo que cuando acabe, terminaré por quemar esta libreta o hacerla desaparecer junto a mis cosas de la infancia, o incluso, puede que la entierre en el patio de mi casa allá en Roma. Aunque creo que, conociéndome a mí mismo, lo más probable es que termine por entregársela a quien más amo en el mundo, de forma que pueda conocer un poco más de mí y mi historia en general, esa que he guardado tan celosamente por años. Sólo espero que Himeko no me odie por esto, o al menos, no más de lo que ya lo hace. 
En fin, creo que dar tantas vueltas no me está llevando a ninguna parte, así que creo que partiré por lo más sencillo, mi procedencia y mi infancia. 

Nací el 20 de Mayo del año 2226 en la ciudad de Tokyo, en Japón, bajo el nombre Kanade Louis Yuji LeFanu. Mi madre era una mujer francesa que se había casado hacía cinco años con mi padre, doce años mayor que ella, y dos años antes había dado a luz a mi hermana Himeko Katherine Yuji LeFanu. Alcancé a vivir dos años en la ciudad japonesa hasta que mis padres decidieron mudarnos con la familia de Annette, mi madre, ya que la situación allí era insostenible. La guerra parecía no querer terminar jamás y era demasiado peligroso continuar allí, mucho más, para una familia de humanos con dos niños pequeños. 
Llegamos a vivir a París, a la casa de mis abuelos maternos. Con la esperanza de quedarnos allí definitivamente, me enviaron a la escuela junto a Himeko apenas tuve la edad para ello, aprendiendo el idioma francés y adoptándolo como idioma natal, aunque en casa, mis padres siempre solían hablar japonés entre ellos, sin que yo les entendiera realmente. A mi padre, Hikaru, realmente le costó bastante aprender el francés, y recuerdo que Himeko y yo nos divertíamos mucho intentando enseñarle algunas palabras y las cosas que aprendíamos en la escuela. Recuerdo también que mi madre, con su infinita paciencia y su elegante y delicado semblante, siempre se sentaba frente al piano de cola de mi abuelo y nos tocaba viejas canciones de cuna o nos enseñaba a mi hermana y a mí a tocar temas de Erik Satie, el cual desde el primer momento fue mi compositor favorito. 
Recuerdo que esa etapa de mi vida fue muy tranquila y agradable. Tenía amigos en la escuela, aptitudes para la música, y era muy unido a mi hermana y a mis abuelos, a los cuales adoraba. Por las tardes salía con mi abuelo a caminar por los alrededores o íbamos de visita a casa de mis primos, con quienes jugaba y estudiaba. Himeko prefería quedarse en casa ayudando a la abuela en la cocina o jugando con el gato cuando no le mandaban deberes de la escuela. 
Una noche, sin embargo, la guerra volvió a ser motivo de que tuviéramos que marcharnos. La verdad es que casi no recuerdo que fue lo que sucedió, pues tengo recuerdos entrecortados de esa noche. Hubo una explosión muy cerca de la casa de mis abuelos en mitad de la noche y mi padre irrumpió en nuestro cuarto despertándonos a Himeko y a mí, pues siempre hemos compartido habitación. Luego vino otra explosión, mucho más cerca, y oí varios gritos proceder desde afuera de la casa, pero no atiné a nada realmente, como si no procesara lo que pasaba. Lógico, si tan sólo tenía ocho escasos años de vida.
Lo siguiente que recuerdo es haber tomado mi peluche preferido, una pequeña oveja, y haber subido al coche de mi abuelo, quien condujo hasta el aeropuerto de París. Tomamos el primer vuelo que conseguimos, asustados, casi sin maletas, y dejando a mis abuelos atrás. Esa, fue la última vez que les vi con vida, y aún atesoro en mi mente sus figuras delgadas y sus rostros afligidos, sonriéndonos de todas formas y prometiéndonos visitarnos apenas pudiesen. 
Llegamos a Roma, Italia, al amanecer.
Ahora que lo pienso, creo que fue en el momento en el que pisé tierra italiana, que dejé atrás mi niñez e inocencia. Allí inicié una nueva y oscura etapa, una que recuerdo demasiado bien para mi propia salud mental. Sin embargo, la relataré con todos detalles dentro de las próximas noches, pues ahora, no me siento capaz de continuar escribiendo. 

Buenas noches, a quien sea que le escriba...
avatar
Kanade Yuji

Cantidad de envíos : 472
Fecha de inscripción : 06/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.