Conectarse

Recuperar mi contraseña


Mas !
Admin Fundador
Garret Giordano

PerfilMP
Admin
Dennis JonBenét

PerfilMP

Invierno
Últimos temas
» Links caídos.
Miér Nov 16, 2016 2:25 pm por Leonor Regnault

» Registro de Avatares - OBLIGATORIO
Miér Nov 16, 2016 2:11 pm por Leonor Regnault

» Water Into Wine {Priv: Dennis JonBenét}
Jue Mayo 26, 2016 3:53 pm por Dennis JonBenét

» New Beginning
Jue Abr 21, 2016 2:04 pm por Garret Giordano

» Reconsiderando...
Vie Abr 15, 2016 12:53 pm por Sammael

» Leviathan (Liv Yatan)
Miér Abr 13, 2016 10:34 am por Leviathan

» World of Shadows (normal)
Vie Abr 08, 2016 10:24 am por Invitado

» William Colingwood
Vie Abr 08, 2016 5:43 am por Damned Souls

» POST PARA PEDIR POST
Jue Abr 07, 2016 12:51 pm por Genoveva

Quedan reservados los derechos sobre todas
las obras y diseños gráficos del foro.
Quedando prohibido el uso de ella
comercial o no comercial.

Siendo la trama y los gráficos propiedad del
Staff y los usuarios.

Licencia
Creative Commons ©DamnedSouls
por ©Nerissa Leone, ©Fatallyoursjack & ©Lady_Freak
Se encuentra bajo una Licencia


Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Basada en una obra en
©Damned Souls.


Libertad - Texto breve

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Libertad - Texto breve

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 07, 2012 6:28 pm

Caía el cálido atardecer coloreando de rojo sangre, como la piel de una manzana, todo el extenso valle. La hierba creía salvaje, jamás habían osado peinarla otro que no fuera el viento. Se movía aquel extenso mar verdaceo de forma similar a la crin de un caballo salvaje. La leve brisa veraniega sofocaba las altas temperaturas, mientras las luciérnagas bailaban saludando a las estrellas de los últimos días de estío.

No muy lejos de allí el río correteaba indomable, igual que el espíritu de una amazona, por la ladera hasta besar los pies de la higuera donde se formaba un pequeño lago. Allí podías ver su cuerpo arrojado a las aguas, como cada tarde, dejándose acariciar de forma serena. Una joven de no más de quince años, de delgado y frágil aspecto con unos ojos que sólo se podían ver en los pequeños y asustadizos animales del bosque cercano. Una ninfa, una pequeña diosa, que bailaba hasta quedar agotada y aturdida por las altas temperaturas.

Sus prendas blancas parecían las alas de un ángel arrojados al mundo, como si no importara o no fuera de nuestra humana incumbencia. Estaban manchados por la tierra mojada, la clorofila de las flores silvestres que siempre tomaba en desigual ramillete. Aquellos ojos asustados de color azul a punto del llanto, esos labios rojos como las dos últimas cerezas del cuenco, y su aroma a jabón humilde le daban un toque divino y a la vez insignificante.

Yo la llamaba Libertad y el resto Fantasía, pero nadie había errado en su nombre original. La dama del lago era el emblema de las plácidas tardes de verano, las cuales la inocencia corría suelta por los prados esperando que los muchachos encontraran en una roca tesoros incunables.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.