Conectarse

Recuperar mi contraseña


Mas !
Admin Fundador
Garret Giordano

PerfilMP
Admin
Dennis JonBenét

PerfilMP

Invierno
Últimos temas
» Links caídos.
Miér Nov 16, 2016 2:25 pm por Leonor Regnault

» Registro de Avatares - OBLIGATORIO
Miér Nov 16, 2016 2:11 pm por Leonor Regnault

» Water Into Wine {Priv: Dennis JonBenét}
Jue Mayo 26, 2016 3:53 pm por Dennis JonBenét

» New Beginning
Jue Abr 21, 2016 2:04 pm por Garret Giordano

» Reconsiderando...
Vie Abr 15, 2016 12:53 pm por Sammael

» Leviathan (Liv Yatan)
Miér Abr 13, 2016 10:34 am por Leviathan

» World of Shadows (normal)
Vie Abr 08, 2016 10:24 am por Invitado

» William Colingwood
Vie Abr 08, 2016 5:43 am por Damned Souls

» POST PARA PEDIR POST
Jue Abr 07, 2016 12:51 pm por Genoveva

Quedan reservados los derechos sobre todas
las obras y diseños gráficos del foro.
Quedando prohibido el uso de ella
comercial o no comercial.

Siendo la trama y los gráficos propiedad del
Staff y los usuarios.

Licencia
Creative Commons ©DamnedSouls
por ©Nerissa Leone, ©Fatallyoursjack & ©Lady_Freak
Se encuentra bajo una Licencia


Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Basada en una obra en
©Damned Souls.


Alma por alma...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Alma por alma...

Mensaje por Invitado el Miér Feb 29, 2012 7:41 am

Sus ojos azules verdosos estaban fijos en la escena frente a ella, pero veían sin ver. Su fiero cabello pelirrojo, que normalmente caería en suaves ondas por su espalda, se peleaba con el viento, rabioso. Y ella estaba completamente inmóvil, hierática, mientras su mente intentaba procesar la imagen frente a ella.

Oyó los sollozos de su madre, sintió la tensión de todos los cuerpos a su alrededor, y olió el odiado mar con una intensidad que molestaba profundamente.
-No.-susurró, comprendiendo al fin lo que estaba sucediendo, pero aún intentando dejar aquel estado de inmovilidad absoluta.- No.-repitió, un poco más alto.

Su cuerpo comenzó a moverse hacia delante por cuenta propia, sin pedirle permiso, pero no le importó. Se abrió paso entre aquellos estúpidos que no hacían nada más que ser meros espectadores, sin intervenir en ningún momento en la horrible escena que se producía frente a sus ojos aterrorizados. ¿Por qué no hacían nada? ¿Por qué demonios no hacían nada?

Y aquel maldito bastardo, seguía con el puñal peligrosamente cerca del corazón de la persona a quien más amaba.
-No.-volvió a decir, esta vez dirigido al hombre del puñal, con la mirada fija en sus ojos.- No.
-Demasiado tarde...-replicó él con retintín, formando una burlona sonrisa que provocó que ella tuviera ganas de estrangularle.

El puñal no estaba antes ahí. No, decididamente, no estaba clavado en el corazón del joven. Pero ella todavía tardo un rato en reaccionar; si bien al dejarse el joven caer al suelo, consumido por un dolor que nunca antes había experimentado, ella se echó bruscamente hacia delante, permitiendo que él apoyara la cabeza en su regazo.
-No.-susurró, aterrorizada; el dolor se había llevado su elegante vocabulario.

Sacó, con toda la suavidad que pudo, el puñal del pecho del joven, provocando en él una mueca de dolor y un leve gemido, y estuvo a punto de arrojarlo al mar, pero finalmente se conformó con dejarlo reposando a un lado.
-No puedes morir...-murmuró, mientras las lágrimas comenzaban a deslizarse lentamente por sus mejillas.- ¿Qué quieres que haga sin ti? ¿Cómo quieres que viva?
-No lo sé...-respondió él dificultosamente, arrastrando las palabras.- Pero tienes que vivir. Por favor.
-No quiero hacerlo. No si no te pones bien.
-No me voy a p0ner bien, y lo sabes... Júramelo.-pidió el joven.- Hazme un juramento de esos que no se pueden romper nunca. Júrame que vas a vivir.
-No... no puedo...-sollozó ella.
-Hazlo por mí, maldita sea.-exigió él, sintiendo como la Muerte le alargaba sus pálidas manos.
-Lo... lo juro...

El joven sonrió satisfecho, y robándole a su amada un último beso en los labios, se dejó llevar por aquella mujer de blanco que le había venido a buscar. Era hermosa y no llevaba guadaña, pero él sabía que era la Muerte.

Ella observó como él daba su último suspiro, y lloró.
Lloró mientras besaba lentamente, con ternura, el cuerpo sin alma de su amado. Lloró mientras cogía el puñal y lo clavaba furiosamente en su asesino. Lloró mientras le hacía una tumba improvisada al difunto en la arena húmeda. Lloró mientras pasaba junto a sus traumatizados familiares y amigos, puñal ensangrentado en mano, sin dirigirles ni siquiera una mirada. Lloró tanto que pensó que moriría deshidratada.
Pero no.

Ella tenía que cumplir el juramento hecho a su amado, que evitaba que se entregara placenteramente al frío pero reconfortante abrazo de la Muerte. Así que siguió llorando durante siete días y siete noches, y entonces, todo cambió. Donde había nacido dolor, sólo quedó vacío. Un vacío que atrajo la indiferencia más absoluta por todo lo que le rodeaba.
Y recorrió el mundo, matando sin piedad a aquellos a los que consideraba que deberían morir, y a veces también a inocentes; bastaba con que se pusieran en su camino para sentir el frío filo del puñal.
Porque a ella le habían robado la vida, pero ello no impediría que hiciera lo mismo con el resto del mundo. Ojo por ojo... alma por alma.
-----------------------
Bueno, sigo sin inspiración, pero este género se me da mejor, y se nota. Creo que me ha quedado mucho mejor que el otro.
Y de nuevo, gracias por leerlo, y nos vemos por el foro. Smile
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.