Conectarse

Recuperar mi contraseña


Mas !
Admin Fundador
Garret Giordano

PerfilMP
Admin
Dennis JonBenét

PerfilMP

Invierno
Últimos temas
» Links caídos.
Miér Nov 16, 2016 2:25 pm por Leonor Regnault

» Registro de Avatares - OBLIGATORIO
Miér Nov 16, 2016 2:11 pm por Leonor Regnault

» Water Into Wine {Priv: Dennis JonBenét}
Jue Mayo 26, 2016 3:53 pm por Dennis JonBenét

» New Beginning
Jue Abr 21, 2016 2:04 pm por Garret Giordano

» Reconsiderando...
Vie Abr 15, 2016 12:53 pm por Sammael

» Leviathan (Liv Yatan)
Miér Abr 13, 2016 10:34 am por Leviathan

» World of Shadows (normal)
Vie Abr 08, 2016 10:24 am por Invitado

» William Colingwood
Vie Abr 08, 2016 5:43 am por Damned Souls

» POST PARA PEDIR POST
Jue Abr 07, 2016 12:51 pm por Genoveva

Quedan reservados los derechos sobre todas
las obras y diseños gráficos del foro.
Quedando prohibido el uso de ella
comercial o no comercial.

Siendo la trama y los gráficos propiedad del
Staff y los usuarios.

Licencia
Creative Commons ©DamnedSouls
por ©Nerissa Leone, ©Fatallyoursjack & ©Lady_Freak
Se encuentra bajo una Licencia


Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Basada en una obra en
©Damned Souls.


Libre-Condenación

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Libre-Condenación

Mensaje por Astaroth el Sáb Jun 23, 2012 1:25 am

Astaroth sintio como su corazon implosiono dentro de su pecho, como este se habia quebrado en mil pedazos malicientos e inservibles y por primera vez desde su creacion la ira lo azotó con violencia al no encontrar la respuesta deseada. El rencor suplanto aquel musculo que nacia haciendose negro y grande en aquel hueco. Uriel lo negaba mientras sus ojos no dejaban de regalar lagrimas cristalinas ¿Por que le decia esas cosas si eran mentira?

No....no me mientas

Susurró languidamente separandose del arcangel por completo, sus ojos abnegados en lagrimas destellaron una intensa rafaga de odio.

Tu no sabes amar....no sabes lo que es amar completamente y jamas lo sabras por que prefieres estar preso bajo sus designios, por que prefieres resignarte a experimentar.... nunca sabras amar con el fuego anidando bajo el pecho, con la pasion que jamas conoceras...asi es como yo te amaba Uriel...

Habia mantenido los puños tan apretados que de sus palmas brotaba la sangre que las propias uñas habian procurado. Abrió la palma derecha de su mano y reclamó a la espada nuevamente alzandola hasta apuntarlo con la punta afilada de este, pero su mano tembló haciendo que bajase de nuevo la hoja. No habia vuelta atras en su decision, no podia disculparse, no...no sentia necesidad de ello. Seguir sus ideales significaba que aquello que habia llegado a amar se tornaria contra él....lo mismo pasó con su creador. En un punto de su existencia lo amó mas que nada...y ahora se volvia contra él. Era una situacion ironica que podria despertar la sonrisa de los mas escepticos, incluso de la suya...pero ya no sentia ganas de reir.

¿Como puedes hacerme esto?...tan solo esperaba....yo...esperaba ser mas importante que él...ya ves...la sobervia es mi pecado...

Su voz se apagó desencantada mientras daba unos pasos atras alejandose lentamente del arcangél internandose de nuevo en el fraguor de la batalla. Sus compañeros estaban perdiendo y Lucifer habia perdido efectivos y se habria visto obligado a huir. Las lagrimas de Astaroth se secaron en su rostro, su mirada seguia fija observando a Uriel, buscando algun movimiento que lo volcase a seguirlo, algo...una ultima esperanza, pero todo estaba perdido y por aferrarse un clavo ardiente recibió una herida de otro arcangel que lo doblego por momentos.

Lucifer se retiraba llamando a sus camaradas y Astaroth derramando sangre por el costado lanzó una ultima mirada a su hermano, pena, congoja, ira, dolor... quien lo hubiera dicho, que entre ellos en la acutalidad no quedaba nada de lo que alguna vez fueron.
avatar
Astaroth

Cantidad de envíos : 195
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Localización : Octavo circulo del Infierno

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libre-Condenación

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 23, 2012 1:43 am

Uriel se quedó quieto, inmóvil mientras Astaroth hería a muerte aquel corazón que abrió durantes unos segundos, sincero hasta el final y ahora que ahora se veía reducido a jirones al escucharlo, recibiendo la herida definitiva que Uriel jamás no perdonaría y siempre tendría presente. Decía que no sabía amar...tenia razón, amar era una perdida de tiempo cuando al entregar amor eras traicionado e injuriado, cuando te llamaban mentiroso y te dejaban atrás, cuando nunca se le tuvo en cuenta durante aquel tiempo que estuvieron juntos. Se lo pidió, le pidió que se quedara a su lado y Astaroth rompìó su palabra, rompió con los lazos que siempre los unieron y lo lastimaba como nunca hizo criatura alguna. Uriel permaneció en la muralla, sin hacer amago de tomar su espada cuando Astaroth se marchó, dejándolo solo allí, con todo el peso del conocimiento de que ahora eran eternos enemigos, con la responsabilidad de aferrarse a lo que era, renunciando a lo que pudo tener y vivir con ella cada día, cada siglo y cada milenio. Uriel cerró los ojos, jadeando con fuerza, notando que su alma se cubría de un frío y ya no tenía el fuego para combatirlo porque este se marchó con Astaroth.

-Hay diferentes formas de amar...
-susurró, mirando como todo ardía y los traidores se batían en retirada. Quizás seria cierto, no podría volver a amar, ni abrir su corazón, no permitiría que nadie volviera a hacerle daño o perder hasta el punto la cabeza de soltar su espalda. Movió los dedos y Rendención acudió a su mano, se sintió más fuerte con el tacto del pomo, la aferró y apretó los dientes hasta que linea de la mandíbula se le marcó. Se elevó en el aire hacia sus hermanos, para reagruparlos y organizar todo aquel caos, a su espalda, las lágrimas derramadas por Astaroth se transformaron en violetas y las de Uriel en lirios, soltaron sus semillas al viento caliente...dentro de un tiempo cubririan las lomas de los jardines celestiales pero Astaroth no podrían contemplarlas jamás.

Uriel abrió los orbes azul plata en el presente, alzando la vista hacia Pandora e hizo un gesto con la mano, Rendención salió disparada a su encuentro, atravesando la barrera, quebrándola y reuniendose con su amo. Uriel se puso en pie, abriendo sus esplendorosas alas plateadas, todo su cuerpo estaba cubierto de heridas pero aun asi se veia majestuoso-Ahora ya sabes...Astaroth jamás volverá conmigo y yo debo detruirlo..el destino ya fue sellado..-la punta de la espada se colocó a la altura del rostro de la niña, las almas cesaron de gritar y se hizo un silencio completo, mucho más aterrador que la algarabía anterior-Dime, ¿por qué quisiste saber?-la escrutaba con aquellas ojos azul plata, glaciares donde parecía que en los cuales nunca se formó lágrima alguna, que aquel rostro hermoso no era capaz de mostrar dolor por el abandono de una persona amada.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Libre-Condenación

Mensaje por Astaroth el Sáb Jun 23, 2012 2:20 am

Mientras Uriel satisfacia la curiosidad de Pandora, las palabras de el formaban aquellos recuerdos vividos en la ciudad de plata, desde los mas dulces y tranquilos hasta los mas caóticos. Asi la chica demonia pudo comprender por que su amo no le hablaba nunca de los angeles, del Dios al que traiciono y solo mencionaba a Uriel con un deje remarcado de rencor. El mismo arcangel habia comprobado cuando trato de arrancarle al demonio el corazon que este no lo tenia en el sitio habitual si no que se lo habia arrancado propiamente de su pecho para guardarlo, no, encerrarlo y que ningun asomo de debilidad, culpa o amor aflorase en su alma. Sin embargo habia aprendido a fingir compasion cuando lo necesitaba, leatad cuando le parecia y camaderia cuando era necesario sin necesidad de sentir ninguna de esas cosas.

Entendia a su señor y las ganas que este tenia de acabar con Uriel, era como uno de sus grandes objetivos asi que cuando regresara Pandora se enfrentaria a un duro castigo..despues de todo habia disminuido la magia de la orbe que sometia a Uriel y habia disipado a aquellas almas hambrientas que ya habian tomado demasiado de él, facilitando asi su escapada. Suspiró soñadoramente y sonrió a pesar de que Uriel blandia su espada y la punta afilada de esta practicamente tocaba su nariz.

Que historia tan tragica la de ustedes....yo creo, pero no se lo digas si no me matara, yo creo que aun te quiere...pero nadie lleva bien el rechazo, si, muchos lo tachan de loco por haberse arrancado su propio corazon, pero asi como tu te vuelves el hombre de hielo, es su forma de protegerse de ti.

Se encogió de hombros y ladeó el rostro mostrandole la salida con ese simple movimiento a Uriel. Una puerta se abrió en la superficie de espejo y al final de la misma una luz refrescante aguardaba. Si Uriel saliera por el techo o por sus propios medios, tan debilitado que estaba, lo capturarian de nuevo y Astaroth no se perdonaria nunca ni a él mismo ni a ella que otros lo tocasen.

Yo queria saber si habia sido diferente en el cielo...pues yo lo conoci practicamente endemonizado....que tragico...que tragico...como Romeo y Julieta...

Canturreó serenamente dando unos alegres pasitos hacia atras para tomar asiento en el trono del principe infernal.

Debes irte, no seas pendenciero conmigo, se que deseas atravesarme con tu espada, pero es la unica opcion que tienes ahora...cuando el regrese habra engullido cantidad de almas y....no podras oponerte.

Aconsejó al caballero alado, Pandora se habia conmovido por aquella historia si, no podia negarlo...y ya estaba imaginando que excusa le pondria a Astaroth, aunque era algo inutil pues en sus ojos podia ver toda la verdad.
avatar
Astaroth

Cantidad de envíos : 195
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Localización : Octavo circulo del Infierno

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libre-Condenación

Mensaje por Invitado el Dom Jun 24, 2012 12:06 am

Uriel continuaba sosteniendo la espada frente al rostro de Pandora, escuchando sus palabras, ni siquiera parpadeó cuando ella dijo que Astaroth era posible que aun lo quisiera, sus ojos azul plata no se alteraron por esa confesión. Era cierto que podía darle muerte en aquel momento pero no tenía demasiado tiempo y se encontraba muy débil para abrirse espacio por la fuerza a través de los nueves portales del Infierno. Astaroth no era su único enemigo, toda la nobleza infernal estaría encantada de hacerlo prisionero, de arrancarle las alas y bañarse con su sangre, de usar sus plumas como adorno en los cabellos o entre los cuernos. Quien retuviera e hiciera su esclavo a Uriel, lider de los caballeros del cielo, se cubriria de gloria eterna. Despacio fue bajando la espada, escrutándola.

-Pequeña bruja-susurró y le dio la espalda para caminar hacia la puerta que se estaba abriendo y que era la salida directa del averno. Uriel poseía las llaves del Infierno y era lo único por lo cual lograba mantenerse íntegro en aquel lugar que restaría fuerzas a cualquier otro celestial, es por eso que pudo volver a tener algo de poder y no estaba completamente indifenso pero los regueros de sangre no dejaban de manar de su blanca piel, se encontraba debilitado, dolorido. Las heridas ocasionadas por Astaroth no se cerrarían en varios dias y lo obligaría a estar postrado para descansar. Puede que ni siquiera lograra llegar al Cielo para cobijarse.

Atravesó las puertas y abrió las grandes alas que resplandecieron mortecinamente, alzó el vuelo, rasgando el aire caliente, atravesando las dimensiones como una estrella fugaz el cielo nocturno, dejando una estela de escarcha. Mientras ascendía y las heridas nuevamente se abrían, no pudo evitar sentir el dolor del pasado, las dudas y revivir la imagen de ellos en aquella muralla mientras la Ciudad de Plata ardia, cuando sus rostros estuvieron cercanos y vio aquellas lágrimas en los ojos de su hermano...deseó besarlas, consolarlo, decir que todo iría bien, que se quedara a su lado..que se quedara por él. En vez de ellos dijo aquellas orgullosas frases y lo vio marchar sin mover un dedo. Su corazón latió dolorosamente mientras la cabeza le daba vueltas, desde aquella fatídica noche no derramó una lágrimas más, se helaron dentro de él. Lo maldecía...lo maldecía por quebrar su hielo y hacerle daño...lo odiaba y ...lo amaba aun aunque intentaba ahogar esa amor con su afán por destruir a todos los demonios.

Un cuerpo de dos metros de altura se materializó en un callejón de los Ángeles y Uriel cayó entre cartones y periódicos viejos, jadeando, se cubrió con las plateadas alas, su espadón se evaporó de sus dedos y se quedó así, quieto, le dolía todo el cuerpo por las multiples heridas que lo sembraban y aquellas almas drenaron mucha esencia, acumulándola, poder líquido, algor maravilloso que ahora estaba en manos de Astaroth. Uriel cerró los ojos, podía pedir ayuda, pero a ¿quien? muchos de sus hermanos estaban dispersos, todos en otros asuntos...debía aguantar solo. Cerró los ojos y perdió la consciencia en aquel lugar olvidado de la mano de su Padre, olvidado de todos, un ángel en un callejón perdido de la ciudad más maldita del globo..Pandora era una gran bromista.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Libre-Condenación

Mensaje por Astaroth el Mar Jun 26, 2012 11:35 pm

Su viaje fue parcialmente frustrado por la pelea contra el arcangel. Mientras surcaba los cielos del mundo mortal con su flamante caballo alado no habia expulsado a Uriel de sus pensamientos. ¿Por que no quedó en el infierno, ahora que lo tenia atrapado y vulnerable, y habia acabado de una vez por todas con el? Habia algo que le impedia siempre dar el golpe de gracia, algo que el no queria admitir por orgullo. Por algo estaba su corazon encerrado en un lugar secreto y no latiendo en su pecho. Esos pesares arrastrados le impedian seguir su ambicion de destruirlo todo y a todos. Si bien sació su frustración con algunas patéticas almas que se llevó consigo tras sustraerlas la vida, decidió regresar consumido por el odio hacia si mismo y hacia él para terminar el trabajo.

Asi pues descendió a los infiernos, mas lo que se encontró fue totalmente lo que no se hubiera esperado. Uriel se habia escapado o Pandora lo habia dejado marchar. De ser así la pequeña demonia se enfrentaria a graves problemas que acarrearian graves consecuencias. Astaroth no toleraba la traición y Pandora lo habia traicionado.
Cuando llegó a la sala oval sus manos fueron directamente al pequeño y fragil cuello de la demonia y la alzó por los aires.

Lo dejaste marchar.....me has traicionado Pandora

Gruñé mientras apreta sadicamente a la niña entre sus manos. Esta gimotea y empleando toda su fuerza se aferra a las fuertes manos del caido para evitar que aprete mas.

"Lo hice por tu bien Astaroth, ambos sabemos que no lo podrias haber matado, habrias entrado en conflicto y te habrias perdido a ti mismo. Sueltame mi señor, lamento haber tomado esta decision sin consultarte....el me conto todo, me hablo de la ciudad de plata en llamas, me hablo de ustedes cuando dormian juntos como hermanos amorosos"

Las palabras mentales de Pandora hicieron que el caido soltara el cuello de esta dejandola caer.

Estupida niña....

Siseó con un torrente de odio e ira en la mirada. Uriel habia escapado y lo que mas rabia le daba al caido es que ella tenia toda la razón. No habria podido matarlo y de haberlo hecho posiblemente perderia todo su ser al no poseer oponente, al no poseerlo a él.

Llevaosla al pozo.

Sin embargo esta no se quedaria sin castigo y dos guerreros demonios la tomaron e ignorando sus suplicas la llevaron al pozo del fuego eterno.

Fin del post
avatar
Astaroth

Cantidad de envíos : 195
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Localización : Octavo circulo del Infierno

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Libre-Condenación

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.